#Juebebes: 5 Razones por la que los periodistas son parte del fracaso

#Juebebes:  5 Razones por la que los periodistas son parte del fracaso

 

Ahora que buscan responsables debajo de las piedras y los medios de comunicación contribuyen para destrozar a jugadores, hinchas, ciudades y al técnico, Golazo.ec  cree que es necesaria una auto-crítica sobre el papel del periodismo en el fracaso de la selección ecuatoriana:

1.- No son periodistas, son abogados, economistas e incluso empresarios. Cuatro años mínimo se necesita pasar en las aulas para entender el poder de la comunicación y lo que significa el discurso, la semiótica, la imagen y como mediar entre la sociedad y los grupos de poder. Los periodistas no pueden ejercer como abogados o economista por elemental sentido de lógica. Los abogados aprenden a ganar juicios no a comunicar, es decir imponen una tesis; los economistas no saben mediar nada, saben de supuestos datos y  los empresarios ven dinero y no gente. En el Ecuador no se respeta el estudio y contratan o dan micrófono a cualquiera.

2.- Periodistas amigos. Usar el micrófono para exaltar, encubrir o enlodar es una práctica común en los medios de comunicación. Los amigos de dirigentes, de técnicos o de jugadores han usado sus programas para imponer dentro de la opinión pública juicios de valor de los buenos frente a los malos. Es necesario ver las dos caras de la moneda. En un negocio tan sucio como el fútbol todos están manchados.

3.- Los procesos de endiosamiento. Quinteros cuando ganó a Argentina era Dios. El mejor técnico, una selección diferente, atrevida, etc. Ahora Quinteros es el diablo. Esto demuestra que se escribe desde la pasión del momento. El periodismo no puede ni debe ser coyuntural, es preciso un seguimiento. Ustedes los hinchas duden de quien habla maravillas un día y el otro hunde. Eso no es ser buen periodista y dudo que sea un buen ser humano. Es necesario empezar a hablar de fútbol no de nombres.

4.- Los que se creen estrellas y quieren copiar a los argentinos. Periodistas con demasiado ego. Se creen más importantes que el fútbol. Asumen su palabra como única. La superficialidad de sus comentarios se construye desde el regionalismo e intereses personales. Prefieren figurar a prepararse, especulan y venden humo. Salir en TV y hablar en radio no les hace superior ni mejor que nadie.

5.- Ausencia absoluta de profesionalismo. Escuchar una narración de un partido de fútbol ecuatoriano es desastrozo. Demuestra falta de cultura de fútbol y una incapacidad de análisis. Durante el partido se dedican a saludar a treinta mil personas y son incapaces de comentar una jugada. Los hinchas que tenemos que soportar esa tortura no podemos apreciar el partido en su texto y contexto. Da pena.