RESUMEN: Argentina vs. Nigeria - Con la sangre en el ojo

“Dios está con nosotros” titula el diario deportivo Olé, con Lionel Messi y Sergio Agüero  alzando los brazos hacia a la tribuna después de la clasificación. El partido jugado entre Argentina y Nigeria  en el estadio en Kretovsky, en San Petesburgo,  fue un encuentro de alto voltaje y en momentos hubo algunos chispazos de buen juego. A la cancha salió una selección argentina mejor conformada. Por fin, ingresó el arquero de todos los hinchas, periodistas y expertos: Franco Armani. Pero Sampaoli, fiel a su lucidez volvió a cambiar. El combinado albiceleste cada partido parece esos mamotretos que utiliza en los entrenamientos, el técnico de Casilda, esos que raya, tacha, subraya, hace flechitas, como si con eso se ganara un partido. Entonces sucede que el equipo se convierte en un legajo de su ego, pero por suerte los jugadores del estratega de las libretitas, que está vez regresó al buzo como cuándo dirigía a Chile, estaban con la sangre en el ojo, se sublevaron y derrotaron a la adversidad y a la locura de su entrenador.  Desde los primeros minutos, Argentina presionó a Nigeria, equipo qué salió a la cancha con una idea parecida a la de Croacia pero no le funcionó porque sus jugadores dejando a fuera a Moses y  Etebo no poseen una buen técnica, entonces ese detalle benefició al cuadro sudamericano.  Messi salió más enchufado, es el mismo silencio de siempre, pero está vez cargado de furia. El capitán de la selección argentina, se puede decir, sobre todo en el primer tiempo que se puso el equipo al hombro, a pesar que en la delantera lo acompañó el `infalible´, Gonzalo Higuaín, que para variar tuvo opciones y no las concretó. Habíamos dicho que fue un juego cargado de intensidad y algunas ráfagas de genialidad como el primer tanto del encuentro: Ever Banega sacó un bochazo preciso para que el capitán argentino la duerma con el muslo izquierdo a la zurda exquisita, para que esta la acomode al botín derecho y defina como un artillero letal.   Pero, tal como con Islandia, los argentinos después de haber concretado la primera anotación del encuentro, comenzaron a replegarse y el equipo del alemán, Gernot Rohr, empezó, por fin, a jugar  a la pelota para alcanzar el empate.  Moses, Etebo y Mikel  complicaron  a un Mascherano  que tuvo como futbolista una noche para el olvido, pero como general inolvidable, el grito de `el jefecito´ fue fundamental incluso para el artista introvertido que hoy salió con ese coraje encerrado que cuando se abrió, regaló una pinturita de gol.  De la primera etapa otra cosa que no se entendió de Sampaoli, es que Enzo Pérez jugó de volante derecho. Después entraron sus preferidos: Pavón y Meza. Y de nuevo, nada de Dybala ni de Lo Celso. El equipo africano salió para la segunda etapa totalmente decidido al ataque.  Apenas a los cinco minutos Mascherano agarró al defensa Baloung  y el árbitro turco, Cunuyet Çakir, no dudó en pitar. A la cobranza del tiro penal fue la estrella del Chelsea: Moses. Armani que tenía el dorsal número 12 como el de Goyco en los noventa, estaba concentrado, es muy probable que la hinchada estaba esperando el milagro y el nacimiento de un héroe como en Italia, pero no, el nigeriano le cambió de palo y a sufrir de nuevo. Entonces, el ánimo de los once argentinos decayó, pero menos la de comandante de mil batallas, Mascherano, que jugó un mal partido pero no perdió la esencia y que también por culpa de ese estratega compulsivo, no juega de zaguero central como en sus últimos partidos con el Barça, no se dejó amilanar y contagió a sus compañeros.   El primer tiempo se cargó el equipo al hombro, el artista silencioso, el segundo a pesar de sus errores, Mascherano  y con la sangre en el ojo, durante quince minutos sangró como soldado en plena reyerta,  no decayó,  ahí demostró al mundo que el fútbol no sólo es de talentosos sino de guerreros que no se dan por vencidos nunca. Tal vez, esa actitud del mariscal  valiente le transmitió a Rojo, un defensa que ha sido criticado casi todas la eliminatorias e incluso en el mundial de Brasil.  El defensa del Manchester United se decidió ir a ese lugar donde lo defensores casi nunca llegan, a los 85 minutos, Mercado sacó un centro y el ex pincharata de volea clavó el gol más gritado de todos los tiempos según el diario el Clarín.  La pregunta después de esa clasificación sufrida es: ¿Quién dirige contra Francia: Masche o Sampa?

 

ARGENTINA: F ARMANI(9), G MERCADO(8), N OTAMENDI(7), M ROJO(8), N TAGLIAFICO(9), J MASCHERANO(8), E BANEGA(9), A DÍ MARÍA(6), E PÉREZ (7), G HIGUAÍN(4), L MESSI(9).

PAVÓN(7)

MEZA(6)

AGÜERO(6)

NIGERIA: F UZOHO(5), L BALOUNG(6), W TROOST EKONG(6), KOMEROU(6), V MOSES (9), W NDIDI(7), J OBI MICKEL(8), O ETEBO(8), B IDOWU(7),K I HEANACHO(7),  A MUSA(8)

S NWANKO(7)

O IGAHLO(6)

A IWOBI(6)

 

JUEZ: CUNUYET  ÇAKIR(6)