CRÓNICA #D. Quito 0 Independiente del Valle 5: Severo bautizo para los "pibes"

 

Se jugó en el Atahualpa ante 2500 enamorados de la Academia, un partido entre uno de los mejores equipos del campeonato, Independiente del Valle, contra un tierno e inocente Deportivo Quito que nuevamente apostó por sus jugadores de reserva, pero esta vez no por obligación, sino como muestra de malestar de la directiva hacia los caros (y mucho tomando en cuenta el nivel) jugadores, situación que la hinchada capitalina exige, evidenciando el repudio hacia el primer plantel.

Es que el partido que jugó el Quito no era con Independiente. Era contra el dolor de saberse descendido, contra las decisiones de suspender al cuerpo técnico hasta Diciembre por resolución del Directorio, contra las expresiones de Saritama como cabeza del grupo de decir que los dirigentes ponen en contra de los mercenarios a la hinchada, contra el ausente dinero, es decir, bastantes situaciones que ni al más utópico hincha le permitieron ver ganar a los chicos.

El técnico Renato Salas regaló para nuestro fútbol,nombres frescos y hambrientos de gloria, con Diego Espinoza en el arco, que le falta y mucho, Obando, Macías, Padilla e Hinostroza en la defensa. Julio Daniel Porozo, Plaza y Blandón (hijo del reconocido Jimmy) en la mitad, arriba Bonnet y Juan Medina.

De antemano se temía una derrota, pero caer goleado 5 a 0 es un golpe fuerte sobre todo para estos muchachos que hacen sus primeras armas en el fútbol.

Independiente, ni hablar. Categóricamente superior, sólido, con Sornoza como director de orquesta, hizo del partido un monólogo, resistiéndose a la idea de pelear hasta el último una opción finalista. Los rayados, tienen sobre todo en su volumen de juego, el argumento para decir que tienen posibilidades, argumento con marca Repetto, como claro indicador de lo que se debe hacer, respetar procesos y generar nuevos talentos.

Con propiedad este partido fue también una lección entre una buena dirigencia, contra un remedo de mal llamados directivos, torpes y carentes de inventiva, que ignoran una frase que hace próspero a todo empresario: si escasea el dinero, deben abundar las ideas. Los autores de los goles fueron José Angulo (2), Ramos, Sornoza y Cortez, los dos últimos de penal.