CRÓNICA - El fútbol: de Suiza a Chaupicruz

Por José Luis Almeida / Foto: Jimmy Cruz

 

El secreto para que el fútbol sea considerado como el "Rey de los Deportes" es que solo un poco más del 7% es profesional y controlado por su ente máximo, la FIFA, el resto del porcentaje es amateur. Todo individuo lo puede practicar en cualquier tipo de superficie, solo basta un balón e incluso, de no haberlo se lo puede inventar… suficiente para disfrutar y experimentar la infinita alegría que provoca el juego. Un gran amigo jugaba el sábado con su equipo, el Nápoles, la final del torneo master de la liga barrial Chaupicruz, la más antigua de Quito. Durante la semana veía su compromiso con sus amigos, con su equipo y con él mismo al cuidarse al extremo para encontrarse 10 sobre 10 para el juego al que tuve el gusto de asistir y verle llegar con su uniforme impecable, dándole el trato de un terno y rodeados de un ambiente donde la alegría, la cerveza y la buena onda eran el marco anfitrión.

 El rival de este Nápoles, se llamaba Real Madrid, tranquilamente dos nombres para final de Champions que disfrutaron como se debe jugar con un balón limpio. Los mismos momentos que en Europa se manchaba a la pelota, con denuncias del afamado FBI el eterno "Superman" del planeta que por supuesto cree dar una lección de moral con su muy completa, trabajada y sobretodo sin margen al error investigación. Están empezando a caer dirigentes del fútbol mundial, pesos pesados, hasta llegar a la renuncia del mismísimo presidente Joseph Blatter. Y yo mirando a personas mayores de cuarenta y cinco entregarse a correr a muerte en un juego lleno de emoción, pierna fuerte, lealtad, con buenos y muchos goles.

Llegó el final del partido y con él, la premiación y vuelta olímpica, no ostentosa como sería en cualquier torneo FIFA pero mucho más constructiva para el diario vivir. Me resultó inevitable  recordar finales de Mundiales escandalosas con títulos anti-deportivos como en Inglaterra 66 con aquel gol que nunca lo fue, o un Argentina 78 con arreglos en resultados de partidos, o USA (hoy denunciantes) 94 con persecución al más grande jugador que ha dado el fútbol, Diego Armando Maradona, al punto de sacarlo de la competencia. Bastaría con recordar las múltiples denuncias y quejas sobre el manejo de la FIFA que el pelusa siempre valientemente lideró. Sin el glamour, ni la riqueza que la FIFA idolatra, se coronaba el Nápoles campeón master de la liga barrial Chaupicruz. Campeón limpio, sin amarres, libre de extorsiones y sobornos, desconocedor de recibir dinero en sus cuentas y de lujos absurdos. La esencia de su majestad "El fútbol".