OPINION: La FIFA y su feria mundialista se mudan ya a Qatar

Foto: EFE

Después del FIFA gate todo parecía que era sombra para los grandes estamentos del fútbol mundial. Rusia 2018, la balsa que soportaría el huracán, y que quizás le volvería a iluminar el camino a la Federación a los senderos de la aceptación del futbol internacional. Parecía ya tarea para la magia o prestidigitación.  

El fútbol es tan poderoso que no necesita que lo regule un estamento, y eso lo sabemos porque también somos esa ceremonia, la practicamos y la vivimos localmente, inclusive en lo individual. Los últimos acontecimientos de corrupción parecían agotar la credibilidad de la FIFA y que la ceremonia se la viviría desde otros entornos, con otros organizadores, otros contextos más cercanos. Sin embargo, una última carta se jugaba la FIFA y su osadía la llevó a Rusia. La historia del fútbol mundial se escribía con gran organización y una propuesta de táctica moderna que dejó obsoletas a varias Confederaciones tercer mundistas. La evolución del fútbol, la evolución del juego, el primer mundo del fútbol se vendió tan bien que más allá del triunfo francés el ganador fue la FIFA.

Cuatro años de espera nuevamente, que para algunos serán largos, para otros tortuosos, para algunos quizás hasta insignificantes, lo cierto es que el fútbol mundial dice adiós a la ceremonia y queda mucho por retener y por despojar para que por una y última vez la ceremonia del fútbol sea fiesta -acontecimiento y no feria- mercado. Bueno tal vez depende de cada paladar, y si es así, no me preocupa, ni me quita el sueño Qatar. 

Palabras Clave