Saber perder, saber ganar...

Seguro que Pep por un segundo pensó: “puto VAR”, luego que  le anularan a los 93’ el 5 a 3 que significaba el boleto para semifinales de esa copa orejona con las que sueñan todos los años los equipos grandes como el suyo.   Casi tres minutos después tras el pitido final, tenía que salir del campo tratando de proyectar en su rostro la dignidad de quien es derrotado pero ha dejado todo en el intento.

Guardiola

“Ha sido fuera de juego, soy fan de darle justicia a estas decisiones” explicó en su primera intervención, poniéndole obligatoriamente la cara a la eliminación en una abarrotada rueda  de prensa. Luego pensó en voz alta  y se exaltó cuando habló de lo bien que lo había hecho la afición del Manchester City, de lo bien que lo había hecho su equipo, de lo cerca que habían estado, de la  noche mágica que habían vivido, de lo orgulloso que estaba de la insistencia  de su equipo y de las opciones que habían creado y a la vez perdonado.... “Lo hemos hecho todo para ganar pero este juego es impredecible, esto es fútbol, es sencillamente impredecible” largó, mientras volvía la cara para seguir cumpliendo con su trabajo  profesional de comunicar, siendo políticamente correcto con la prensa. Mientras el amateur que lleva adentro contenía  la frustración y ocultaba la procesión en sus entrañas.

Mauricio sonreía eufórico, se abrazaba con todos, extendía la mano a los rivales caídos intentando darles solidariamente ánimo, mientras saboreaba orgulloso el dulce sorbo de gloria de haber puesto a su equipo en un lugar en el que en su larga historia  sus Spurs nunca habían estado...

“Hemos hecho todo para conseguir esta clasificación, hoy el fútbol nos ha premiado...” agradecía con la cara llena de la satisfacción que la justicia milimétrica  del VAR le birlaron a Pep  y que brillaba en una rueda de prensa en la que con claro inglés con acento argentino, le ponía cara de felicidad a la victoria.

Poche