Análisis: Solo nombres (Especial Carlos Gallego escritor argentino)

Miremos estas curiosidades: Colombia se llama así en homenaje a Colón, pero éste ni pasó por allí. Sí lo hizo Alfonso Quijano, pero seguramente les habrá parecido demasiado ramplón, Quijanía o Alfonsía. Lo más extraño es que quien finalmente decidió el nombre fue Bolívar, sí, Simón, en el reparto de independencias con Venezuela, Ecuador y Panamá, y se inspiró en un periódico llamado, casualmente, El Colombiano, publicado por el venezolano Francisco de Miranda en Nueva York, quien a su vez había copiado al aparente protector de los nativos Bartolomé de las Casas.  O sea que de tierra de Colón, nada. Colón, que como ya sabemos había parado un huevo para que lo viera Isabel, no tuvo tiempo para esas cuestiones administrativas.

Argentina, es palabra que deriva del latín "argentum" (plata), pues los buscadores de riquezas (también podemos ser indulgentes y llamarlos conquistadores) creían que por aquí abundaba ese metal. Error. Si hubo plata algún distraído gobierno olvidó dejarla donde debía estar. Para saberlo deberíamos recurrir  a esa maravilla realizada por una mujer, Katie Bauman (y enormes equipos humanos y tecnológicos), que pudo fotografiar por vez primera un agujero negro, así podríamos averiguar el destino de todo lo que una vez hubo y ya no está. Hoy como dice el tango quedan "pilchas viejas y unas flores". Y la inquebrantable creencia de ser los mejores. 

¿O usted, gentil lector de golazo, preferiría que le hablara de las señoritasbuenapresenciaseofrece que se presentarán pintarrajeadas a dar brincos graciosos y ondulatorios, o de los barras bravas sin medios que estarán enteros, o de los transeúntes que entraron porque vieron mucha gente? Me gustaría comentar sobre los amantes del fútbol, como juego, que buscan a emocionarse con alguna sutileza de los jugadores y que éstos simplemente muestren ternura con la pelota, y que disfruten, gocen, saboreen, que es la única manera de trasmitirnos ese matiz lúdico a quienes entendemos que hay un negocio, pero no nos resignamos a perder la sonrisa.

Colombia tiene un técnico sabio, Queiroz, (si pongo todo sus nombres se termina el espacio), con largo recorrido junto a Ferguson, y otros filósofos, y ha dirigido a luminarias de tanto peso como para arrugar el poro a cualquiera. En esta Copa cuenta con jugadores con prosapia y firmeza europea. Casi todos. Material valioso que puede transformar en equipo sólido.

Argentina será “orientada” por alguien que quedó ahí porque no se fue y porque nadie le dijo que se fuera. Magro historial, mucha osadía y el respaldo de Menotti. Como jugadores tiene al mejor, algunos que acompañan con fundamentos (Otamendi, Agüero, Di María) y un resto impredecible. Como insisten los muchachos “se ha formado un buen grupo". Ninguno dijo un buen equipo.

Bailaremos cumbia, tango, o ambos. Sabemos que estos ritmos tienen las mismas raíces africanas, pero que la música es libre. El tiempo, las etnias, las migraciones y las inevitables misturas agregan los matices, y la redefinen, pero sigue siendo libre.

Esto ha sido el preludio para la siesta de un fauno (Gracias Debussy). Por eso de preludio, escrito antes del juego.

Vamos al partido. (Recordar que hay que pasar por el VAR, es una Copa).

Ahorremos las ceremonias militarizadas, las emociones ocasionales, y la ingenuidad de creer que este espectáculo tiene algo de patriótico. Sólo seamos inocentes para contemplar el juego. ¡Que eso sea!

El árbitro pita enérgicamente señalando adelante. Esa mano quiere decir “para allá”, no hay otra interpretación. Pero el juego se inicia para atrás. Que no sea una premonición. La orden incluye “vayan, jueguen, diviértanse, hagan goles, disfruten y hagan disfrutar”.

Campo verde, 23 jugadores, uno de negro, pelota y VAR.

2’ Primer pase al arquero, se llama posesión.

4’ Messi frena donde no es posible. Corner perdido.

6’ Confuso, conversado, con freno de mano. Muy cortado.

10’Pelotazo a Agüero solitario. Pierde.

13’Otamendi pega sin razón y de atrás y se pone amarillo.

14’Colombia quiere tomar el control pero hay pelotazos mutuos. Imaginación, no.

16’Colombia se acerca, merodea, intenta.

19’Golpes a la pelota y a los jugadores.

20’Parece haber instrucciones de embestirlo a Messi.

25’Argentina no tiene mando. Ay Mascherano! Nada en el medio. Nada. Messi no tiene marca personal pero tiene muchos que lo marcan.

29’ Horror de la defensa argentina. Salvado!

30’Lo Celso no entiende su lugar ni su función. No se genera juego, no hay sociedades. Hay miedo. Por eso es trabado, cortado, espantoso.

32’ Messi no tiene de quien recibirla ni a quien darla.

El árbitro colabora, corta, habla, demora.

37’Scaloni mira como no entendiendo. Es fútbol, mister.

39’La salida desde atrás de Argentina es un trabalenguas.

¡No hay tiros a los arcos!

41’Rodriguez (que no encuentra su lugar) llega tarde y mal. Amarilla.

44’Argentina desconcertada, deshilachada. Colombia, concertada, mas hilvanada y con merodeo más intenso.

Gana las divididas. Todas.

47’Messi tiene que salir a marcar!

Si alguien tenía alguna ilusión, esto será frustrante. No es malo. Es malvado.

Pero seguirá.

Volvieron! ¿Podrá ser peor?

47’Foul torpe de Paredes. Pero torpe!

49’Feo, malo y sucio, como aquella película italiana.

52’Patada de Saravia para roja. Perdonado por amarilla.

54’ Albricias. Argentina da varios pases seguidos y parece más tibio.

58’Primer tiro serio al arco. Salva Ospina.

60’Messi enciende una jugada y Cuadrado lo baja sin piedad. A continuación lo sacan para que no lo echen,

64’Foul a Agüero, el llanero solitario. Pobre.

65’ Se lo pierde Messi y hay tan pocas situaciones!

66’Sale Rodríguez, sólo entendió cuando lo cambiaron.

Y todos juegan en Europa! Da pena ver a Messi corriendo por la pelota.

70’Golazo de Colombia. Justo. De otro partido, o de éste. Y sí, hay que hacer un silencio, largo. Argentina, no tiene jugadores, ni juego, ni dirección, ni proyecto.

81. Falcao se va aburrido. Roger Martínez juguetea por la izquierda.

83’ Messi asiste, pero sus compañeros no existen. Les rebota cada pase.

85’Esperable. Segundo de Colombia. A la defensa argentina, la maestra le pone ausente en la libreta de asistencia.

Está claro, ni con el mejor del mundo se puede improvisar con improvisados. A los tatuajes hay que adornarlos con juego.

Colombia justo, austero, eficiente. Los minutos finales muestran pobreza, indigencia casi, de Argentina. Si usted creyó que Scaloni tenía claro el plantel, el plan, y su desarrollo, se equivocó amigo. En Barcelona, a Messi le ponen gente que son pares, juegan, reciben, devuelven, piensan, no temen. Acá lo traen a sufrir, y sufre mucho. Todos sufrimos si no hay fútbol!

Gracias amigos de Golazo. Abrazo.