Autogol: Conversaciones clásicas

Nota: Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. 

Arranca primavera en Buenos Aires y la porteñes invade el ambiente como el polen y las alergias. Lo atorrante se mezcla con la inflación y como el dólar esta al alza. No pueden más los de Boca hablando de Alfaro con un juego espantoso, pero con resultados. Los de River sin muchos resultados, pero un juego que cautiva. En un café, cerca de Casa Rosada, se encuentran un hincha de River, seguidor de los K y uno de Boca que sigue creyendo en Macri. Golazo.online logró juntarlos a pesar de la polarización o llamada Grieta que existe en la Ciudad de la Furia. Los nombres fueron protegidos.

K: Compañeros proletarios saludos.

M: Pueblo ignorante.

La tensión en el ambiente.

K: Cacarea y afirma que pone un huevo a que River se lleva la serie.

M: Sonrisa falsa, suda y no tiene huevos para soportar la apuesta.

El periodista teme que se suspenda el encuentro.

M: Contrataca y habla del Fondo Monetario Internacional y el arreglo con la Conmebol.

K: Recuerda el cepo y los años de bonanza desde que Gallardo llegó a DT.

Los dos piden Café. Aún no responde ninguna pregunta.

K: Estamos adelante por 15 puntos. Dimos la vuelta en Madrid.

M: “Si se puede” (utiliza el lema de México 86). Escuchamos y sabemos que con Alfaro otro futuro es posible.

El mesero llega. Pone los cafés sobre la mesa. Pide que no exista escándalo o se va a ver obligado a llamar a gendarmería.

K: Acusa al mesero de fascista, lector de Clarín. De impedir la libertad de expresión.

M: Se declara Pro ley. Pro vida y Pro que vuelvan las hinchadas.

Hasta este punto el periodista sabe que no va a poder hacer la nota de color deseada de dos hinchas compartiendo un café.

A K lo sacan del lugar y M paga los cafés pidiendo prestado. La primavera y el clásico hacen olvidar la crisis. Sin embargo, algo en el aire huele a podrido.