OPINIÓN: Quizás con otro Brasil ganábamos- Especial para Golazo por Paulo Dutra, escritor brasileño.

FOTOS:EFE

No hace falta ser profeta para antever uno de los posibles resultados de ese partido. Una hora antes de que empezara el encuentro pensé que, aunque se metan dos goles y los grite Brasil no ganaría. Podría jactarme de mis poderes de pronosticar el futuro y decir que merecería dedicarme a la profesión, pero el viejísimo dicho brasileño, “em time que está ganhando não se mexe”, nunca se hizo tan verdadero como hoy.

La sólida defensa que no se había enfrentado a un ataque siquiera regular claudicó hacia la izquierda frente a un buen ataque. Así como el ataque que martilló y martilló y requetecontramartilló con “el mejor lateral izquierdo del mundo” (así dice la prensa en Brasil) improductivamente sin lograr clavar el clavo. El gran delantero, con cara de llorón, una vez más no anotó, el más veloz de Inglaterra otra vez desapareció. Y sin embargo, los que tenían hambre empezaron el partido en la banca. El equipo que perdió con Bélgica en el primer tiempo no fue el equipo que ganó los partidos anteriores (frente selecciones de medio o bajo porte). Ése era otro, aquél equipo que le ganó a Bélgica por 1x0 en el segundo tiempo. Quizás el Brasil del último partido hubiese ganado, quizás … quizás… quizás… 

Palabras Clave