PREVIA #RiverPlate vs. #BocaJuniors #Elprincipiodelfinoelfindelprincipio: Finalista gracias al VAR y a la Conmebol

River no debería estar en esta final. Fue inaudito y descarado como la Conmebol metió la mano y VAR de por medio, le solucionó una papeleta que el equipo de Gallardo no era capaz de resolver futbolísticamente en la cancha contra Gremio de Portoalegre en la vuelta de las semifinales. La pena máxima señalada por el juez internacional uruguayo Andrés Cunha, debe ser recordada y señalada como uno de los papelones más grandes de la historia de la competición. Así llegó River a la final, con una eliminatoria de semifinal que empañó y pone un manto de dudas sobre su legitimidad como finalista.

Ahora, al César lo que es del César, en la fase regular, así como en cuartos de final y en octavos, el Millonario pasó sin mayor apuro, demostrando solvencia en la portería, con un Armani gigante, con Pinola y Maidana en gran nivel exhibiendo su condición de  tiempistas en la anticipació,n con gran capacidad para el cierre. Con un medio campo creativo y combativo a la vez, siendo el Pity Martínez el jugador más desequilibrante y Ponzio el hombre de los cojones. Con muchas soluciones en ataque, con el `Oso´ Pratto, el colombiano Santos Borré y `Nacho´ Scocco muy afilados. El punto más destacable de cuadro de Gallardo, es la versatilidad  en los planes de juego planteados por el entrenador, los jugadores han demostrado en sobradas ocasiones su comunión con su estratega y en la cancha han plasmado las ideas del DT que les ha servido para conseguir los objetivos planteados en octavos y cuartos de final. El punto más débil de River, a mi parecer es el juego aéreo defensivo. Con pelota parada y presionando a sus mediocampistas Gremio demostró que ganar en el Monumental es posible, la receta de Renato Portalupi no es vistosa, pero si fue muy efectiva, porque River casi que ni remató al arco durante los 90 minutos y se vio como un equipo maniatado y sin capacidad de construir juego. Además el `Pipa´ Benedetto en la ida dejó sembrada la duda con un cabezazo en el que en un centro llovido y avisado fue capaz de anticipar a toda la defensa millonaria. Por ahí está el negocio Xeneize…