PREVIA: Mengao ligado

Abel Braga, técnico de Flamengo, tiene una característica especial, detesta el fútbol y ama el resultado. Repetto, técnico de Liga Deportiva Universitaria, carece de característica, simplemente tiene un temor a la pelota que les inculca a sus jugadores. La Liga de Repetto promete bartolear, de punta y para arriba, y refugiarse en su arco para salir en contra golpe. Braga tratará de romper el muro de nueve jugadores, meter un gol y luego congelar el partido.

Flamengo tiene todo para ganar. En Bolivia demostró que poco es suficiente para llevarse los tres puntos. Diego hace la diferencia. Tiene claridad, el pase exacto y el tiro preciso. Se complementa perfectamente con el uruguayo Arrascaeta. Creatividad que permite romper las líneas. Bruno Henrique, el delantero, es el ejemplo claro de oportunismo y potencia. El conjunto brasileño es un equipazo, solo falta demostrarlo.

Por otra parte, Liga, está contaminada con la enfermedad de la mezquindad. Repetto entrena velocistas y no jugadores de fútbol. En el campeonato ecuatoriano, un fútbol cavernícola, de pierna fuerte y carente de ideas, le ha dado resultado. Con Independiente del Valle, demostró que un equipo de segunda puede llegar a la final de un torneo internacional sin jugar fútbol y con suerte. Con Liga parece que quiere repetir la hazaña.

Hoy, en el Maracaná, el anti-fútbol se hace presente. No se puede esperar espectáculo, pero es el partido de la semana porque el resultadismo imperante se enfrenta y es el fiel reflejo de un torneo en que la idea de güevos supera al juego.  

 

 

Palabras Clave